02 abril 2009

Tengo el ojo chungo


Un día se levantó con el ojo muy hinchado, no lo podía abrir. No le había pasado antes, tampoco le vine sucediendo muy a menudo desde entonces.
Tenía el ojo legañoso, muy gordo.
El remedio tradicional contra las legañas-pega-ojos se ve que era lavarse con manzanilla.
Si sufres una mínima alergia al polen y no sabes, lavarte con manzanilla los ojos puede llegar a ser muy divertido.
Pero sin risa.
Si se te hinchan los ojos NO los laves con manzanilla, puede ser que se te hayan puesto así por tener alegria al polen, y entonces la prepararas parda.
No.
Ojos gorrrdos

1 comentario:

iza dijo...

Había una vez dos ojos gordos. Un día, uno de los dos se levantó más gordo que el otro. El menos gordo miraba al más gordo de reojo, y el más gordo empezó a supurar mientras el menos gordo no dejaba de bizquear...
continuará