30 marzo 2015

El vestido de la novia de invierno

Os contaré muy brevemente el proceso de diseño y fabricación del vestido de novia.
Fue divertido y emocionante.
Gracias a las modistillas que lo hicieron posible, con todas las indicaciones que yo les dí: con una manga muy larga, con un lazo muy grande, mucho tul, mucho, que no se notase si sudo y desmontable. Si, que se pudiese quitar la falda de tul y se convirtiese en minifalda. Pues todo fue posible.

Mi vestido tenía una peculiaridad, era desmontable. Si señora. Las ventajas de hacerse un vestido a medida es eso, que puedes elegir todas sus características.

En la foto podéis ver los atrases, ¡qué maravilla! ¡Muy maravilla!
¡Ay que ver qué bien bailamos eh?! Los bajos ya estaban bien usados y es que un 14 de febrero en Galicia es lo que tiene, que puede llover, y llovió, pero nosotros estábamos ya a bajo techo.
El vestido terminó perdidico, mejor dicho, la falda, que para eso estaba.
Pero al final del baile me quité ese faldumento que veís y se dejó ver el cuerpo terminado en una minifalda.

Entre otras cosas, las partes internas de una novia son algo muy de enseñar. Levantarse los refajos es algo muy de señora, muy que gusta a las señoras. Pues mis refajos estaban bien pensados, para no dejar de bailar y no tener que cambiarme.

Mi amiga la Gallega me preguntó un día que cómo iba a bajar al pueblo ¿me quitaría el vestido? ¿me iba a cambiar? Pues no había pensado en eso pero si, qué buena pregunta.
Un vestido de novia desmontable sería la solución.

Así que la maravillosísima falda de tul se quitaba y dejaba a la vista un vestido corto, muy corto, como a mi me gusta a diario. Así que falda corta y leggins, eso es.
Hasta que me quité la falda nada se sabía, nada se sospechaba. Solamente mis padres y mi hermana conocían el secreto. Llevar en el refajo un secreto así me hacía tilín, tenía toda su emoción.

Muy cómoda, muy calentita y bien agrarrá.
Y además, cuando al final del baile, con varias horas de barra libre encima, encima del vestido quiero decir, me quité la peazo de falda, pude seguir bailando ligera, en el pueblo, en baños de bar y calles mojadas de pueblo gallego hasta casi las 9 de la mañana.
 Muy cómodo, muy divertido y muuuy bonito.

26 marzo 2015

Música para bodas: salida de los novios.

Salida triunfal de los novios
Una música que debía ser alegre y clásica, por indicación paterna que, con razón dijo que mejor clásica. 
Al salir del patio del Pazo caía una ligera llovizna ideal. 
Solo recuerdo que un par de señoras se acercaron a plantarme un par de besos y que buscaba a mis amigos con la mirada. 
Estaban fuera ya echando unos pitis y dispuestos a gritar viva los novios. Esta música sonaba:

The arrival of the Queen of Sheba. Handel.

Sonaba esto y, acto seguido, entraron los gaiteros a tope de power.

Ideal selección la de mi amiga Cos. Mil gracias Cos, muchas gracias amiga Costi.

23 marzo 2015

Cosas que aprende uno viajando

Está claro que viajar siempre aporta, enriquece, da más.
Que también tiene sus cosas menos positivas, pero en general, viajar siempre es más mejor.

Ya habíamos dicho que, antes de empezar a viajar es fundamental cuadrar compañía, tiempo y dinero.
Una vez ajustado esto empieza el viaje. Y estas son algunas cosas que aprendes cuando viajas.
- Estarte quietecito: si tienes que pasar largas horas en un tren o avión no te va a quedar más remedio así que pondrás a prueba tu capacidad para entretenerte, relajarte o simplemente estarte quieto.
- Mear sin apoyarte: esta es una habilidad que vas a adquirir y que te servirá de gran utilidad en bares y baños públicos a lo largo de tu vida. Y te resultará fundamental para tu salud e higiene vitales.
- Comer sin rechistar: si es pollo, pollo, arroz, arroz, es lo que hay. No esperes encontrar las croquetas de tu abuela en el bar de la esquina, porque ni abuela ni bar. Es lo que hay.
- Administrar tu ropa: al final siempre acabarás metiendo prendas que no te vas a poner pero, con la experiencia, lograrás afinar el contenido de la maleta y llevar solo lo que necesitas. Es lo que vas a aprender.
- Administrar: así, en general, tiempo, dinero y fuerzas.

- Que sideburns es patillas en inglés.
- Que jellyfish es medusa
- Y que de un viaje sale otro.

19 marzo 2015

Música para boda: entrada de la novia.

Para la entrada de la novia mi amiga Cos (felicidades), la responsable y artista que eligió estas canciones, captó muy bien lo que yo quería: música clásica porque mi padre (feliz día del padre) así lo quería y música alegre porque era lo que yo sabía que los dos íbamos a necesitar.

En general, la elección de estas músicas debería responder a la premisa "no llorar".
y es que yo, que no tengo ningún tipo de cultura en lo que a música clásica se refiere, identificaba música clásica con drama.
Cos nos dio dos opciones, y elegimos ésta: canción para la entrada de la novia.

Concierto for 2 mandolins in G RV 532, Vivaldi.

La música, muy acertada con el ambiente, el día, el momento. Ahora, yo no recuerdo haberla escuchado en esos momentos....solo veía caras y escuchaba aplausos y risas.

Muy barroco todo, como dijo mi padre, muy barroca como yo.

16 marzo 2015

Verdades y mentiras sobre las bodas


Habiendo pasado, sobrevivido y disfrutado a mi propia boda, puedo y me atrevo a compartir un par de verdades y mentiras que, bajo mi humilde punto de vista, se dan en las bodas.

Esta soy yo, ni pinterest ni ná.
La semana antes de la boda adelgazasVerdad. No es nada radical, no se aprecia a simple vista, pero se adelgaza. Aunque seas de esas que como yo con el nervio comen más, el día del asunto el vestido algo suelto queda.

Te van a hacer muchísimo la pelotaMentira. En restaurantes, hoteles y demás lugares, no encontré un proveedor que me hiciese la pelota. Casi que al contrario. Pero esto dependerá del sitio.

Ordenar las mesas es una dura tareaVerdad. Croquis, borrones y bolis fosforitos. Es una tarea intensa, pero muy divertida. Para mi, una de las más importantes y, si se hace con empatía y cariño, de las más satisfactorias. Una recomendación; atreveos con alguna combinación un poco marciana, a nosotros nos salió de 10.

El día de la boda se pasa volandoMentira. El día dura lo que dura, no sentí mucha más rapidez que cualquier otro día. Para eso es mucho mejor una boda al medio día, y así no tendrás queja de lo corto que se hace el día.

Los invitados a los que dudas invitar o no, y al final invitas, no vanVerdad. Esto me lo dijo mi gran amigo Alf y no le faltó nada de razón. Nosotros tuvimos muy pocas dudas, casi ninguna, pero podemos afirmar que esto es cierto. Un par de bajas que dan penica si hubo. Pero nà.

Las novias no comen nada el día de la bodaMentira. Será que no tienes hambre, que se te quita con la emoción o que no eres de buen comer. Con un poco de orden da tiempo a comer y a ver a tus amigos en sus mesas. La gente también tiene que comer con calma.
Real, como la vida misma.
Cuanto más sucio termina el vestido de la novia, mejor y más divertido ha sido la bodaVerdad. Esto lo digo yo siempre y ahora que lo he vivido más. Mi vestido terminó hecho un fistro, pero es que empezó a serlo nada más salir de la ceremonia. Precioso. El vestido era cómodo y precioso.

- Es el mejor día de tu vidaMentira. Vamos, no es que sea mentira mentira, pero tampoco vayamos a ponernos tan trascendentales. Es un día de fiestón, de alegría, de emoción. De los mejores mejores si, yo de momento solo puedo compararlo a uno o incluso dos, más mejores días de mi vida, pero esto consiste en que vengan muchos mejores días de nuestra vida.

- Terminas con la sensación de no haber estado suficiente con todo el mundo. Verdad. Esto es muy verdad. Tener tan cerca a todas las personas que más te gustan del mundo es muy emocionante, pero es una pena estar tan guapos todos, con tanta comida y tanta bebida y no poder disfrutarla con cada uno de ello con más intensidad.

- La noche de bodas: Mentira.
Esta NO soy yo, es de aquí
Y esto así, en principio, es todo lo que puedo decir del día de mi boda.




12 marzo 2015

Música boda: espera novio.

De lo más divertido, emocionante y difícil de una boda es elegir la música. Al menos para mí claroestá.
Para la ceremonia, civil y legal, había que elegir una música no invasiva, que no quitase protagonismo a las caras, las emociones y el momento en general.
Había canciones que nos gustaban, pero quitaban la esencia a todo esto anterior que hemos dicho por ser conocidas o tener una letra reconocible. Así que eso no.

Nadie mejor que mi amiga Cos para echarnos una mano en la selección musical de la ceremonia; ella tiene un gusto y una educación musical exquisitas, de aúpa.
 Le pedimos que nos hiciese una selección y, sin dudar, aceptó con mucha ilusión. La misma que nos hizo a nosotros, y a mi padre, ver que su elección era ideal.
Esta fue la música que sonaba mientras el Gallego, el novio esperaba a la novia.

Cantata BWV, Jesu, Joy of Man´s Desiring

Los nervios no se le pasaron, pero al menos no echó a correr.
Allí estaba cuando yo llegué. Con la canción que os enseñaré el próximo jueves de canción.
Muy barroco todo como dice mi padre.