07 noviembre 2012

Post de Amor

De aquí
Dice mi hermana que los bebes sonríen y son monos para que no les abandone la manada.
Y su utilidad tiene, porque son criaturas adorables, pero cuando lloran a dolor, que te angustian y cagan (pobres, es lo único malo que tienen) los dejarías ahí con los lobos.
Así se las gasta la especie humana, se ríen, hacen monerías, ya desde muy bebés, cuando aún ni distinguen caras, para que no les abandonen.

A los adultos algo parecido les pasa, así por instinto animal, sin más.

SobrinismoIlustrado


¿Cómo se explica la suavidad extrema de las manos del chico que duerme en mi cama por las mañanas?

         Ese gusto que da tocarlas.
Pero suavidad que solo aparece los días de diario, cuando tengo que madrugar, cuando hace mucho frío fuera de la cama.
       Los fines de semana, no, no pasa.
No me abandones....que hace mucho frío....

Más quisiera yo que quedarme en la cama hasta altas horas de la mañana y no tener que subir al metro 1h y pico, cruzar un descampado, estar más de 8h en una oficina fría, a le incompétence (léase en francés), comer en un triste tupper y vuelta: el descampado, la hora y pico de metro y bien, por fin en casa.
                                                            Pero no, no se puede.

Cuando no se puede, no se puede.
Si hay que ir se va, pero ir pa na es tontería.
El que vale vale y que no a fasa (ya quisieramos muchos trabajar en la fasa)
Lo que no pue ser no pue ser, y además es imposible
...y otras perlas del refranero.

Hablando de perlas...¿qué tiene que pasarle a una chica para cambiar los puercings en el labio superior por las perlas falsas en las orejas?
¿un novio con naúticos?
¿un trabajo?
¿un buen torto de sus padres?

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lau soy fan de ti! AliciA

iza dijo...

Uy las perlas hija, las perlas merecen post a parte.