10 marzo 2014

Cocinando desde la Provincia: croquetas de bacalao.

Pinterest
Si hay algo que gusta mucho de volver a la Provincia cuando vives en la capi es la comida. 
La comida empieza por la cocina. Y como no te pongas a ello, no esperes comer como en casa.
Y por eso, desde que empecé a vivir en un piso, cocinar ha sido una de mis labores-aficiones favoritas.
Para cocinar se necesita tiempo. Paciencia. Ganas. Y ya, si tienes una cocina con más de 1 metro y medio de espacio, mucho mejor.

pinterest
Aun recuerdo, en mis salados comienzos, en la calle Cantarranas, en ese frío piso que tanta vida nos dio, y algunas cosas nos quitó, como C.G. apoyada sobre los codos en la repisa de la cocina, observaba las cazuelas mientas hacían chof chof y, admirando el proceso decía "oh, el gran misterio de la cocción". nunca se me olvidará, ni la frase ni ella. 

Porque mira, a veces te echo de menos ¿sabes? 
Y ahora todo te va a ir de manera diferente, a mucho mejor. 
Yo me alegro mucho, porque seguro que ahora todo en ti es mejor.
Eso si que es un misterio de la cocción...

Bueno, pues yo hacía lentejas, hacía lubina al horno, hacía espaguettis de nada, hacía hasta croquetas.

Y las sigo haciendo. Os lo cuento.

Son croquetas de bacalao. Con los restos de un bacalao de esos que hay que deasalar que, ese mismo día, comimos cocido con patatas. Pues con los restos, los desmigué y esto es lo que hice.

- 2 paquetitos de mantequilla de los que dan en los bares.
- 3 cucharadas soperas de harina

Pones a derretir la mantequilla, y antes de que se queme ni nada, le pones la harina. Haces un boloncio.

- 2 vasos de leche, o 3. Según quieras de líquido.

En el molondrón formado por la mantequilla y la harina, vas echando poco a poco la leche. Y remueves, todo el rato remueves. En función de lo poco a poco que eches la leche, así de suave quedará el asunto.

- Migas del bacalao
- Cebolla
- Ajo
En una sartén, previamente, he dorado la cebolla, el ajo y las virutas de bacalao.

Cuando la masa adquiere la textura que me mola, le echo la mezcla del bacalao y un huevo duro picado.
Esta que veis en la foto es la masa a enfriar. Que la saqué a la ventana, con cuidado de que no me lo cagase una paloma.

En el fondo puse harina por si se pegaban
Una vez fría, viene el proceso de más tensión. Porque en anterior es un rollo, venga a dar vueltas. Pero ahora viene el proceso hacer bolitas.

Siempre dudo, pero en este caso hice pan rallado-huevo-pan rallado.
Compré un pan rallado como más gordito, y la verdad, quedaron chupis.

Así que nada, con dos cucharas si le vas pillando maña, o a pulso con la manaca, bolita a bolita.

 Y nada, unas cuantas las congelé. Porque así sin más se congelan y después se sacan y se fríen y están muy buenas así sin más ciencia.



El resto, como veis.
El frito es un rollo, pero, según veo hacer a mi hermana y cuñao, se fríen en cazo en vez de sartén, por aquello de la profundidad y cobertura del aceite.
De tres en tres, para que no se enfríe el aceite, pero tampoco te pases de caliente porque se abrasa.

Como lo tenía en casa, puse en el fondo del plato unos chorretes finos de vinagre de frambuesa, y perejil. 
Y Oye, muy apetecible, rico y vistoso. 


Y esto es todo queridas amigas de los misterios de la cocción.



2 comentarios:

evitalosdolores dijo...

Esto tiene muy buena pinta, no se si me arrancaré, si me decido te cuento, que las provincianas en the pueblico no somos tan creativas...ya sabes, tenemos a las mamas cerca..

iza dijo...

I love el misterio de la cocción.