03 marzo 2014

Provincianas in the capi

Esta tarde hemos ido a comer a la Vaguada; nos hemos encontrado con Jack y hemos estado a punto de caer ante su espectacular cuerpo y traerle a casa. No me digas...está estupendo!

Así empezaba un post guardado en borradores del mes de marzo de 2007. Y de esto han pasado ya unos cuantos marzos.
No sé qué demonios hacía yo en la Vaguada (antes vivía a una parada) ni con quién, y menos recuerdo quién era Jack.

De cuando vivíamos en ese barrio lejano, en casa de una amiga de la tía de Pau, que era enfermera, tenía un hijo bombero y un peazo de perro, marido y vida.

Y a nosotras tres la casa se nos quedaba pequeña, la mierda nunca terminaba de irse y por las ventanas no se podía sacudir el mantel, porque tenía rejas. 
Pero nos inventamos un blog.

Me acuerdo del sofá verde, del corcho del armario de la habitación más minúscula que he tenido nunca.
De aquí
De la peazo habitación que había en el piso y las flores rojas.
De las tablas con pendientes, flores y abalorios. Pero sobretodo de la apisonadora de pasta. Del fimo. De los sbaroskis.
De la cama nido terrible de la segunda habitación que me tocó.

De la tortuga que se fue.

De las compañeras que vinieron después: la de Villaverde y la de Santander. En cualquier otra circunstancia, sobretodo si no se hubiesen conocido entre ellas, habría seguido en contacto con cualquiera de las dos, bien majas, por separado. Juntas eran un coctel molotov.

Y siempre de P y E, todas juntas, pero no revueltas. Con todo lo que fue y ahora no sé si aquí leéis.

Menudas vidas, menudos años, ya han pasado unos cuantos.
Y venía yo para un rato.
Y aquí sigo con Provincianas, in the capi.

4 comentarios:

iza dijo...

Ya ves. Se está haciendo largo el rato. Y la tortuga que se fue.
Recuerdo una noche en ese sofá. Y el día que me fui de viaje de novios. Y las flores rojas también.

Tula dijo...

Chica, me parto con tus post. Da igual, aunque no cuentes nada del otro mundo, yo me parto.
Y venía yo también para un rato, ay, Paca.
Mírame eso de las cenas clandestinas, oyes, que yo me apunto.

Mariola Azores dijo...

Jajaja jajaja Gracias por pasarte por LMDM ;)

MERY POPLAND dijo...

Yo también viví en piso de estudiantes durante un tiempo, y la verdad que los recuerdo con mucho cariño...