09 junio 2014

Dejar de fumar y engordar

Es todo uno, queridas amigas de los fumarros.
Antes de dejar de fumar, piénsatelo muy bien.
Aquellos que insisten en lo mucho que mejorará tu salud...no saben muy bien de qué están hablando o quieren que te jodas, así de claro.
Dejé de fumar el día 23 de febrero, domingo, después de un hartazón. 
Habíamos salido al cumpleaños de un amigo, y al final nos quedamos Dip, Galle y yo. Nos pusimos tibias, a cigarros sobretodo, que es lo que más nos gusta.
Al día siguiente los pitis se me salían por las orejas. Había llegado el momento. Voy a dejar de fumar.
Y así fue.  Hasta hoy.
¿Por qué dejé de fumar?

1.- Por empacho: ese día estaba fatal, pero no era el primer día que me sentía así de intoxicada. Pero si fue el primer día que sentí que ya no era bueno estar así.

2.- En algún momento había que dejarlo: es algo que hay que dejar de hacer, en algún momento de tu vida, por algo o por nada, pero sentí que había llegado mi momento.

3.- Dejé de fumar, y he seguido sin hacerlo porque, si así de chungas son las consecuencias durante más de tres meses después de fumar, no quiero volver a empezar de cero.


¿Qué te pasa cuando dejas de fumar? ¿Cuáles son esas horribles consecuencias?

1.- Mocos: muchos mocos, muchísimos mocgos, mocgos y más mogcos. Voz gangosa. Congestión. Tos. Mocos. Muchos mocos. Pero eso es que estás limpiando, dicen.

2.- Sensación de yonki: te sientes un yonkarra, sueñas con tabaco, ves cigarros y no le pierdes de vista, tratas de no asociar y dejas de hacer algunas cosas para no ponerte en el aprieto de no fumar... Te sientes un yonki.

3.- Ansia: imperceptible, no parece que te esté pasando a ti, pero en lo más profundo de tu ser, estás insoportable, irascible, eres yonki. Estás limpiando, debe ser.

5.- Dolor de cabeza: nunca, pero nunca nunca, había sabido, sentido o tenido dolor de cabeza. ¿Pues no va ahora y me dan unos dolores de cabeza terribles? Eso es que estás limpiando, dicen.

4.- Engordas: he engordado 4 kg, en 3 meses y medio. Te está cambiando el metabolismo, dicen. ¡Los huevos el metabolismo!

Así que, para no tener que sufrir de nuevo todas estas mierdas, no me queda más remedio que no fumar otra vez. Porque qué más quisiera yo que ser una de esas que se fuma un par de pitis de ciento en viento, fuma solo cuando sale de fiesta o en las bodas.

Pero no, yo no soy de esas.

Ni tampoco tengo ganas de probarlo, no vaya a ser el demonio que me fume uno y no pueda parar de parar.... Pero no dejaré de salir a fumar en los bares, que así se hace corrillo.

1 comentario:

MERY POPLAND dijo...

Mi chico lleva casi dos semanas sin fumar... intenta hacer más ejercicio pero si es verdad que esta comiendo más. Y respecto el carácter..... INSOPORTABLE ES POCO (Ea!)