30 junio 2014

Mi subcultura pop

Hace unos años estudié un máster del universo en el que tenía puestas todas mis ilusiones.
El nombre sonaba de bien que no veas.
El grupo era reducido.
La institución respetable y la empresa que lo respaldaba muy atractiva para poder llegar a trabajar.

El primer día de clase, sentadicos en los pupitres, el coordinador del máster (que había sido estilista de, nada más y nada menos, ¡La Bola de Cristal!, hacersus a la idea de qué tipo de elemento teníamos ante nosotros dirigiéndose al grupo y, señalando de uno en uno nos asaltó con la siguiente pregunta "¿Cuál es tu subcultura pop?"
Amen.
Ante esto, no cabía responder a lo gallego, que sería lo lógico "¿qué es subcultura pop?"
Pues menos mal que en el grupo, como más tarde se fue mostrando, ya había allí gente muy enterada. Una de las primeras respuestas fue: me encantan las series americanas de los años 80, a mi los comics de superhéroes, pues yo soy experto en porno francés de principios de los 90 (si esto, es verdad) y ya llegó mi turno.
Mi respuesta no sé si respondía a lo que una subcultura pop merece, pero mi subcultura pop más a destacar en aquellos momentos (y desde entonces no creo haber evolucionado a menos en este aspecto) es ser una friki de los campamentos; me gusta idear juegos, ambientes, espacios. De hecho yo me inscribí en aquel máster para poder ser guionista de Supervivientes, El Gran Juego de la Oca o ya, el recopetín, algo así como La Merienda


Buah! esto era lo más: pruebas, mensajes garcía, rastreos....buah! era lo más.

Pues nada, descubrí que el formato infantil para la televisión no les renta a ninguna de las cadenas y/o productoras, que me metiese mis trabajos, proyectos e ideas por el ojete y que allí lo que se llevaba eran los ojetes pero los de los jefes. Para dejarlos bien relucientes.

Eso y tener un subcultura pop en la que se incluyan todas las temporadas de House, de Friends, de El ala Oeste de la Casa Blanca, de nosé cuantos metros bajo el suelo, de Carnival, de esto y de lo otro.

Para descubrir que al final, lo que se lleva, lo que se quiere y lo que funciona es el formato de Médico de Familia pero adaptado: en una taberna; Los Serrano, en una comisaría; Los Hombres de Paco, en un colegio; Compañeros, ahora somos periodistas; Byb, bueno, no mejor espadachines; Águila Coja. Y así.
Todos desayunan junticos y dejando sitios libres en un lado.
Y a mi me gusta el formato, ¡qué demonios!
Y sí, volvería a hacer este curso, y volvería a contestar lo mismo cuando me preguntasen por mi subcultura pop.
Es que yo no me engancho a ninguna serie forastera, solamente a los híbridos de Médico de Familia, a Cuéntame y, como excepción a Juego de Tronos, que me gusta tanto que hasta me estoy leyendo los libros. Por supuesto en formato ebook, porque sino no habría dios que lo moviese.
Arya, yo te I loviu

Pero yo de mayor quiero hacer programas contenedor para niños. Así de aventuras, como Arya, pero sin cortar cabezas.

1 comentario:

iza dijo...

Yo también quiero. Pero que rueden cabezas, muchas.