12 octubre 2015

Compras en Olivia

Para alegrarte la vida, así sin necesidad de tener que dedicarle muchos esfuerzos, puedes hacerte un autopedido a Olivia y, de un día para otro, te alegras la existencia.
Te metes en la web, aunque te recomiendo que sigas su facebul, porque a veces hay descuentos, gastos de envío gratis y alguna mejora en el precio.
Porque las cosas de Olivia no son lowcost, pero son highclass.
En todos los sentidos: en gusto, en calidad y en el placer que te dan.
Sin ir más lejos, sus velas. Son lo más high que te puedas imaginar. Son placer puro. Son otro producto. Qué gusto. Son mis favoritas, y me gusta tener siempre excedente en casa de velas y de jabones. Porque nunca sabes cuándo puede ser un buen momento para regalarlos.
Que tienes una visita...un jabón. Que te invitan a cenar a una casa, una vela.
Siempre excedentes en casa de jabones y velas de Olivia.

A ver, me cuesta deshacerme de ellos, pero se bien a quién se lo regalo. No todo el mundo valora un jabón como éste o unas velas así. No hablo de su precio, que es para valorar, si no del conjunto. Se lo regalo a gente que aprecia el valor del producto, lo artesano y el gusto que da.
Y me siento como que comparto un secretito, una joya, una maravillita de la creación.
Las últimas delicias que han llegado a la capi son:
Para ojos, cara y tó.
Fíjate que me gustan las velas de Olivia, pero en la tienda tienen alguna más. Yo he picado con las de vino, que molan mucho, la mía es de Chardonnay, y te da un flus, porque los matices de vainilla, mantequilla y tostada quemada hacen de la vela una cosa que no se puede aguantá de gusto.
Velas de vino que te da un flus
Este jabón es de mis favoritos, no lo sabía hasta que si me falta en casa me falta algo. Me chifla, y me encanta lavarme la cara con él. Y, no nos vamos a engañar, me gusta también tenerlo en el cajón de la ropa interior. Bragas oliendo a rosas ¿qué te parece ehhh?
Jabón La Vie en Rose
Y alguna mandanga más que ya os iré contando, para no daros pelusa. Al llegar a casa el paquete el Gallego sospecha que Olivia tiene un flus flus que impregna las cajas, como el ambientador de palomitas a la puerta de los cines. Pero qué va, el olor sale de los jabones, o de las velas.

La verdad, he hecho algún pedido sin ninguna de esas cosas y no huele igual, de verdad te lo digo.
No hay flus-flus, yo juraría que la propia Paula de Olivia suda esencias.

De hecho, doy fe de que en directo ella propiamente huele que da gusto. Siempre fue muy de mezclar colonias, nunca llevaba de una en una, y de ahí supurar perfumes no hay más que un paso.
¡Qué gusto!

1 comentario:

iza dijo...

Muy de acuerdo en todo. Aunque mi nás favorito es Heidi.