26 marzo 2008

El tapper


La intensidad del fuego no es ninguna tontería. Durante el proceso de cocción de los alimentos la fuerza con la que el fuego ejerce su función, es completamente determinante en la textura, forma y sabor del producto final. Es importante cuidar el más mínimo detalle en cuanto al calor que transformará los ingredientes iniciales en el alimento que, mañana en un tapper del chino, degustarás a la hora de comer. Si pones un poco de ojo a la combinación entre los productos que te quedan en la nevera, al orden de incorporación al fuego y su proceso de transformación, lograrás, sin duda, que comer suponga cada día un momento de descanso, placer y satisfacción.

- Fríes chorizo (a ser posible del fresco). Retiras del fuego.
- Añades los macarrones en el aceitillo resultante. Saltear hasta estar mediterráneamente aparentes.
- En cazo a parte, cocemos agua con punta de avecrem (no conviene abusar si queremos un sabor realmente casero), un chorrini de aceite y pelín de sal.
- Verter caldo en macarrones. Llevar a ebullición. Retirar al gusto.
- Una vez escurridos, saltear junto al chorizo anteriormente retirado.
- Apagar el fuego y trocear sobre los ingredientes lonchas de queso.
Bon a petit!!!! oh la la!!!

2 comentarios:

iza dijo...

¿Salteas los macarrones antes de cocerlos????
Los provincianos y simpatizantes semos buena gente, lo confirman los resultados de la última encuesta: no podemos con los que no pueden.

Glorichi dijo...

Vaya tela, nunca he sido amante del chorizo de los macarrones, pero tienes razón con lo del fuego, si te pasas la pasta se convierte en pasta pasta, toda ella en un ser único. besitos