20 diciembre 2011

Puedo protestar y protesto

En pleno uso de mis facultades, puedo protestar y protesto.
Protesto por que nos han engañado con eso de estudiar. Estudiar mucho. Muchas buenas notas. Muchas carreras, muchos master, mucho inglés, mucha cerámica, mucho piano, mucha gimnasia mucha mierda. Nos han engañado.
Renata toca el piano, estudia inglés, etc etc etc
Y a nuestros padres también. Los señorines que han invertido gran parte de sus ahorros en darnos educación y buena vida. ¿Para qué? Para que ahora, en su edad dorada, con sus cuatro perrillas de jubilación, tengan que seguir viviendo preocupados, angustiados y pendientes de sus hijos. Hijos desesperados, sin trabajo y lo peor, sin ilusión. Desde Leire que tiene 15 años y no quiere estudiar porque "total, me voy a morir" (hasta entonces piensa dedicar su tiempo a ver la tele) a esos señores que tienen que cerrar su bar porque ya no van obreros a almorzar, señoras que no peinan a señoras, veinteañeros que no pueden trabajar gratis, treintañeros que trabajar para cotizar porque con su sueldo no les da más que para pagar alquiler y así hasta todos esos que tu conoces que están al lado.
Y si no los ves, pues estás de enhorabuena. Muy bien. Tampoco vemos a los saharahuis, hasta que se lien a tirar bombas. #votarajadechorizo, por una revolución con violencia controlada.
Asi que eso, puedo protestar y protesto:
Por tardar una hora y media en llegar a trabajar.
Por no poder elegir trabajo.
Por trabajar para cotizar y no para disfrutar.
Por respirar hollín.
Por comer fuera de casa y mal.
Por cagar a deshoras.
Porque las series termina más tarde de las 23h.
Por la falta de consideración.
Por el afán de cotilleo.
Por la falta de ignorancia.

1 comentario:

Olivia dijo...

me morderé la lengua, para envenenarme quizá, solo dejaré caer; que el hambre agudiza el ingenio, y yo veo mucho parado (de estar parado, no de cobrar el paro) con la tripa llena.