21 enero 2016

Mártires del Compás en Madrid

Y no en el coche de camino a Cádiz.
O en las mismísimas playas de Cádiz y su costa.

Ni en el radiocassete de mi hermana mientras se duchaba para irse y volver no sabemos cuándo.

No, en una sala inhóspita de la capi.
Que es lo bueno de vivir en la capi, que los conciertos vienen a ti y no tienes que ir tu a los conciertos.

2 comentarios:

carmen velayos de la fuente dijo...

Allí estaremos bailando "al compás de la llaga dolorida"

carmen velayos de la fuente dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.